Retrato de Concepto

Un retrato tiene capacidad de conmover, emocionar y proyectar la personalidad de la persona retratada. Cuando la labor del retrato se extiende combinando un tema y se combina con efectos visuales y producción, nace un Retrato de Concepto.

El Retrato de Concepto busca proyectar una visión particular, adquiere la capacidad de capturar la esencia de una persona ya sea destacando la mirada, la pose o sus cualidades físicas en general y transmitir su estado de ánimo u otro tipo de sensaciones.

Entonces, el Retrato de Concepto es la emoción hecha imágen, es la materialización de un sueño. Es hacer realidad una fantasía y dejarla en una foto que durará para siempre.